Re-Start

octubre 12, 2010

Y como todo fin es sinónimo de principio, comienza una nueva etapa para mí. Sé que no os interesa a los pocos que leéis este humilde blog… pero no sé, me da un poco igual. Sólo quería que constara en acta.

Mis posts cada vez son más insulsos, más cortos y menos lúcidos. A los 22 ya no tengo nada que contar, ya no me queda inspiración. Mi cerebro cada vez está más muerto. Un abrazo.


Roto

octubre 1, 2010

El Roto clavándolas


pre-subnormales

septiembre 20, 2010

Como miembro de esa generación que ni estudia ni trabaja, ni estudiará ni trabajará, de esa generación que entona el no future sin vía de escape y que se resigna a viajar por el tiempo y por los derroteros impuestos por algún ente superior gubernamental o incluso espiritual: me cago en Dios (exista o no, me da igual).

Me cago en dios porque nos han convertido en producto. No cuentan con nosotros para otra cosa. Nos nombran, se compadecen de nosotros. Que graciosos, la generación Ni-ni! Los pre-parados. Buen juego de palabras, hijos de puta. Nos dedican reportajes en la televisión, programas propios. Apareceremos en los libros de historia: aquella generación de subnormales! Es frustrante no saber además a quien dirigir todo nuestro odio. El sistema? La sociedad? Yo? La Crisis (con mayúscula de nombre propio, o de excusa-para-todo).

Palmadita en la espalda: “ya encontrarás algo!” Y una polla. Maldigo el día en el que decidí cursar estudios universitarios, advirtiendo con mal criterio que me auguraba un futuro prometedor y provechoso, mejor en apariencia -infeliz de mi- que el de aquel balaperdida de clase (con respeto a los balaperdidas) que decidió “currar con el viejo”.

Queremos trabajar, el mercado está colapsado. Aceptaríamos cualquier cosa, cualquier sueldo. “Yo quiero trabajar de lo mío”. “Te ofrecemos limpiar la jaula de un león hambriento en el zoo sin protección alguna”.

Coger el papel salmón y ver que las ofertas de empleo se reducen a peluqueros o esteticiens, a repartidores de periódicos o a empleados de restaurantes de fast-food es bastante complicado de asimilar. Aunque más complicado de asimilar es el hecho de que pierdas el culo por ser el honorable elegido de la empresa contratante entre los mil quinienetos treinta y tres inscritos a la oferta.

Parafraseando, o mejor dicho, robando el eslogan a Marx (Groucho no, el otro, el serio, el de los libros de filosofía y economía, el del Capital): UNIVERSITARIOS DEL MUNDO, UNÍOS.


Andrés Calamaro @ Kursaal, Donostia. 4-9-2010

septiembre 5, 2010

Antes de escribir cualquier cosa, he de aclarar que condené el concierto tras las dos primeras canciones, a causa de lo pésimo del sonido del micrófono de Calamaro y de lo estafado que me sentía en el anfiteatro superior del Kursaal, en el que incluso los instrumentos, a pesar de escucharse con cierta nitidez, llegaban sin fuerza a nuestros oídos. Lo siento, ‘Salmón’.

Andrés Calamaro llegaba ayer a Donosti, previo paso por Londres como él mismo se encargo de explicar durante el concierto. El argentino presenta su nuevo disco, ‘On the rock’.

Andrés Calamaro

Andrés Calamaro

Andrés tenía ganado al público antes de empezar. Los y las fans, equipados en muchos casos con merchandising argentino de mercadillo, y que por cierto, no llenaban el auditorio, coreaban su nombre, aplaudían con furia y entonaban cánticos más propios de ‘La Bombonera’ que de un concierto de Rock. Claro que a lo mejor, hace tiempo que el brillante compositor de la ‘Alta Suciedad’ o de ‘Honestidad Brutal’ dejó de hacer rock, aunque se empeñe en decir lo contrario.

Habiendo ganado el partido de antemano, lo cierto es que la actitud de Calamaro no fue reprochable. Fue generoso con el setlist, ofreció un show de 2 horas y media, y tuvo momentos realmente inspirados como la interpretación de algunos de sus clásicos de primera época como ‘Alta Suciedad’, el que fue probablemente el momento más rockero del concierto; ‘Comida china’, o algunas de sus canciones más populares como ‘Estadio Azteca’, ‘Paloma’ o la archiconocida ‘Flaca’, que puso broche de oro a la actuación. Lo cierto es que Calamaro tiene un repertorio que se defiende sólo, y que por muy mal que suene la sala o por malo que esté siendo el concierto, siempre puede tocarte la fibra recordándote relaciones pasadas o amores jóvenes en cuyas bandas sonoras siempre estaba ‘Te quiero igual’.

Echamos de menos en el discurso entre absurdo y surrealista de Calamaro (efecto de la droga, suponemos), referencias a su incendiaria pasión taurina o algún insulto o desprecio a sus seguidores del Twitter. Sin embargo, Andrés quiso hacer gala de oportunismo, populismo, o llámenlo como quieran, haciendo subir al escenario a su ‘amigo Fermín’ (sí, Muguruza), con quien además de ilustrarnos con un discurso político que rayó lo casposo, se marcó un par de colaboraciones versionando a Bob. No a Dylan, sino a Marley, pues Calamaro parece haber cogido un excesivo gusto por el ‘reggae’, ‘deleitándonos’ ayer con unas tres versiones del jamaicano como ‘I shoot the sheriff’ o ‘No woman no cry’, o ‘Get up stand up’. Lo cierto que en su setlist hubo mucha versión -incluyendo a los Stones-, y en algún momento del concierto se escuchó un “TOCA LAS TUYAS” por parte de algún asistente.

Si sumamos al siempre molesto ambiente fan; la frialdad de la butaca para ver rock; el postureo y el teatrismo del propio Calamaro; y el lamentable sonido del micrófono que hacía que las siempre inspiradas letras del bonaerense no se entendiran en ningún momento; para que el concierto bajara del cinco o el seis raspados al suspenso sólo faltó que apareciera por ahí el ‘Langui’. Por cierto, mención especial a lo lamentable del momento en el que Calamaro interpretó una versión de ‘Imagine’, de Lennon, más propia de un karaoke de Benidorm que de un concierto de ‘Rock de verdad’, como dice Andrés.


ambition

agosto 1, 2010

De niño le gustaban los mapas. Cogía uno y comenzaba a leer meticulosamente los nombres de las ciudades que en ellos aparecían. Los memorizaba. Asociaba países y ciudades con una facilidad pasmosa. Al principio sorprendía a sus profesores o a su familia, pues sabía dónde se encontraban Helsinki, Chicago, Donetsk, Quito o Dakar con escrupulosa exactitud y una edad en la que siquiera sabía multiplicar o dividir.

Más adelante su enfermizo estudio de los lugares fue aumentando. Algunos lo creían loco, otros lo admiraban, y quienes lo conocían parecían acostumbrados. Sabía que en Turquía existía una ciudad llamaba Batman, o que en Ghana había una pequeña localidad costera llamada Beahun, cerca de Takoradi. Tenía un perfecto mapa de todo el mundo metido en el cerebro. De él llegaron a decir que sabría decir todas las ciudades, localidades, montañas, lagos y ríos desde Seattle hasta Shangai y desde Reykjavic hasta Cape Town.

En su mente, sin embargo, había mucho más que un perfecto mapa del mundo. Había un sueño. Quería conocer in situ todos aquellos lugares, aquellos lagos, aquellas montañas. Quería coger su mochila, montarse en su coche y huir. Conocer, disfrutar, poner cara a todos aquellos nombres. Se sentía frustrado, pues su labor era imposible. Jamás podía conocer todo aquello, su cabeza tenía demasiada información.

Un día decidió cumplir su sueño, llenó su vieja maleta de cuero y emprendió el que en su opinión sería el viaje de su vida. Por fin conocería aquellos lugares. Llegaría hasta los últimos confines del mundo, no descansaría. Intentaría cubrir el máximo posible de La Tierra y lucharía por llegar al máximo, sería el hombre con más mundo de la historia de la humanidad. Daría el máximo por conseguirlo, sabe Dios que lo haría. Nervioso y ilusionado, montó en el coche, puso la radio, respiró, miró por última vez su casa, y pisó el acelerador. Llevaba tiempo sin salir de casa, pues para no faltar a la verdad, había pasado los últimos meses perfeccionando su sabiduría, entre mapas y libros de viajes… ni siquiera recordaba bien como funcionaba el coche!

Estaba eufórico, cerca de abandonar el pueblo en el que nació y creció, en el que aprendió todo lo que sabía. Por fin. Por fin cumpliría su sueño. Iba pensando en todo aquello cuando de repente, un zorro cruzó la carretera. Rápido, de pelaje castaño, y con unos ojos que el mismo Diablo hubiera querido para sí mismo, le miro amenazante, en aquel nanosegundo en el que tardó en cruzar la carretera. Aquello bastó para que nuestro amigo pisara el freno y accionara sin siquiera ser consciente el freno de mano. Las ruedas se bloquearon y las ruedas derraparon en cinco segundos que parecieron la eternidad. La dirección del coche fue sin control a chocar contra un muro frío, gris y macabro, de unos tres metros de alto, y empapelado de anuncios publicitarios en el que se ofrecían puestos de trabajo, espectáculos de música o prostitutas. El impacto fue mortal y nuestro viajero murió sin siquiera escapar de aquel pequeño pueblo en el que transcurrió la totalidad de su vida.

Y es que así son las cosas, a veces nuestras metas son tan altas, son tan ambiciosas, que olvidamos que lo primero que debemos de hacer es accionar el pomo que servirá para abrir la primera de las puertas.


Jazzaldi para pobres

julio 18, 2010

La 45 edición del Heineken Jazzaldia de Donosti dará comienzo el 21 de julio, y como cada año, contará con una oferta variada y de gran calidad, con multitud de grupos y solistas, que sin duda van mucho más allá del puro jazz.

Entre todas las opciones, me centraré en hablar del ‘Jazzaldi para pobres’, o sea, de lo que podremos disfrutar aquellos que no podemos permitirnos ir, por ejemplo, al doble concierto que ofrecerán el gran Elvis Costello y el no menos grande Kris Kristofferson. Y es que si algo hay que agradecer a los organizadores del festival, es que siempre han tratado de ofrecer espectáculos gratuitos para disfrute de todos. No hablaré de todos los conciertos gratuitos, ya que hay muchos, si no que me centraré en lo que, a mi parecer, tiene mejor pinta.

Playita, cervecita y música

Empecemos por lo más llamativo. Sin duda, el concierto gratuito estrella de este año es el que ofrecerá la legendaria (igual me paso) Patti Smith en el siempre interesante Escenario Verde de la playa de La Zurriola. Patti Smith es cantante, guitarrista, poetisa, clarinetista, pensadora, y sobre todo, una mujer rock. Con una carrera que comenzó en la década de los 70 y una trayectoria realmente prolífica, se presentará en Donosti con casi 6o años y a raíz por lo que leo respecto a sus últimos conciertos, con una fuerza digna de admirar. Esperemos que no defraude. El concierto será el 21 a las 21.00.

Y después del concierto de la señora Smith, en el mismo escenario, podremos disfrutar también de la Shibusa Shirazu Orchestra. Esta banda, promete ser una bomba y un autentico fiestón encima de un escenario, para muestra un botón.

El mismo día, en el escenario Frigo (el situado en la terraza del Kursaal), a las 20.00 promete mucho también el concierto de ELEW, un virtuoso del piano quesegún él mismo hace jazzrock, ofreciendo versiones de temas de Nirvana, de los Stones o de Coldplay. La verdad es que tiene muy, muy buena pinta. Después de ELEW, en el mismo escenario, Mari Boine, una cantante noruega que según se ve, posee una gran voz.

El 22 de Julio, otra cita ineludible para modernos e indies en el Escenario Verde, con la dupla The Morning Benders y These New Puritans. Los primeros actuarán a las 21.30, y la verdad es que también prometen. Acaban de sacar un disco cojonudo llamado ‘Echos’. Indie de raíz americana. Recuerdan en mi humilde opinión a Death Cab for Cutie. Los segundos no los piloto demasiado, pero según leo pueden recordar desde Joy Division hasta Faith No More, así que pueden estar bien. El disco lo he escuchado una vez y me recordaron un poco a The Horrors. Tienen buena pinta y parece que triunfaron en el FIB hace un par de años.

El día 23, en el Escenario Verde, una de mis apuestas para este Jazzaldia: The Very Best. No los conocía hasta que se anunció el cartel de esta edición del festival, y desde entonces, me ha enganchado. En la propia web del festival podemos leer en la descripción del grupo que “La tradición oral de Malawi y el pop electrónico cosmopolita se cruzan para formar The Very Best, la formación más arrebatadora que podamos encontrar en cualquier género musical actual.” Muy pitchfork y muy cools, pero la verdad es que musicalmente muy, muy interesantes. Yalira Yalira!

Además, precediendo a The Very Best, otro grupo que tiene pinta de gustarme bastante. Un chico blanco nacido en EEUU que hace soul y R&B. No, no es Eli ‘Paperboy Reed’. Se trata de Mayer Hawthorne & The County. Veremos que tal se defiende este blanquito sobre un escenario, y a ver si demuestra ser realmente bueno otro producto del hype de lo ‘retro’.

El 24 de julio, mi día favorito. Abrirán el Escenario Verde The Divine Comedy. Elegancia pop junto a una excelente voz. Pero sin duda mis más esperados vendrán después, The Pains of Being Pure at Heart. Noise pop amigos. Dulzura y distorsión. Jóvenes, puros y con cojones, desde Brooklyn conquistaron a los británicos, a la prensa especializada de todo el mundo, y a mí. En concierto además tienen fama de buenos (aunque pinta de sosainas) y seguró que nos deleitan con los temazos de su LP y su más o menos reciente EP (es del 2009), ‘Higher than the stars’. No os los perdáis.

Además de todo esto, también hay más propuestas interesantes para los pobres como Pixie Dixie, Stay Blues, o todos esos grupos de los que jamás habías oído hablar y que descubres dándote un garbeo por los diferentes escenarios del Jazzaldi y que tan buenas sorpresas te dan año tras años, cosa que siempre se agradece. Ah, y de regalo, la revista del festival.


clic

julio 2, 2010

Foto que publicaba ayer El País con motivo de las protestas antiglobalización de Toronto por la cumbre del G20.

Muak