Volar

diciembre 18, 2011

Decidió partir en dos el manuscrito que llevaba meses confeccionando cuando se dio cuenta de que lo único que había creado era una utopía que jamás se cumpliría. Entonces subió hasta la azotea y se dejó caer.


Residuos

diciembre 15, 2011

Y jamás imaginó que el mero recuerdo de su viejo peine en el suelo, rodeado de cristales rotos, convertiría su aliento en hielo, y su boca en sangre.


C’est la vie

enero 24, 2011
la vie

la vie


Roto (2)

noviembre 25, 2010

Una vez más

El roto


Re-Start

octubre 12, 2010

Y como todo fin es sinónimo de principio, comienza una nueva etapa para mí. Sé que no os interesa a los pocos que leéis este humilde blog… pero no sé, me da un poco igual. Sólo quería que constara en acta.

Mis posts cada vez son más insulsos, más cortos y menos lúcidos. A los 22 ya no tengo nada que contar, ya no me queda inspiración. Mi cerebro cada vez está más muerto. Un abrazo.


pre-subnormales

septiembre 20, 2010

Como miembro de esa generación que ni estudia ni trabaja, ni estudiará ni trabajará, de esa generación que entona el no future sin vía de escape y que se resigna a viajar por el tiempo y por los derroteros impuestos por algún ente superior gubernamental o incluso espiritual: me cago en Dios (exista o no, me da igual).

Me cago en dios porque nos han convertido en producto. No cuentan con nosotros para otra cosa. Nos nombran, se compadecen de nosotros. Que graciosos, la generación Ni-ni! Los pre-parados. Buen juego de palabras, hijos de puta. Nos dedican reportajes en la televisión, programas propios. Apareceremos en los libros de historia: aquella generación de subnormales! Es frustrante no saber además a quien dirigir todo nuestro odio. El sistema? La sociedad? Yo? La Crisis (con mayúscula de nombre propio, o de excusa-para-todo).

Palmadita en la espalda: “ya encontrarás algo!” Y una polla. Maldigo el día en el que decidí cursar estudios universitarios, advirtiendo con mal criterio que me auguraba un futuro prometedor y provechoso, mejor en apariencia -infeliz de mi- que el de aquel balaperdida de clase (con respeto a los balaperdidas) que decidió “currar con el viejo”.

Queremos trabajar, el mercado está colapsado. Aceptaríamos cualquier cosa, cualquier sueldo. “Yo quiero trabajar de lo mío”. “Te ofrecemos limpiar la jaula de un león hambriento en el zoo sin protección alguna”.

Coger el papel salmón y ver que las ofertas de empleo se reducen a peluqueros o esteticiens, a repartidores de periódicos o a empleados de restaurantes de fast-food es bastante complicado de asimilar. Aunque más complicado de asimilar es el hecho de que pierdas el culo por ser el honorable elegido de la empresa contratante entre los mil quinienetos treinta y tres inscritos a la oferta.

Parafraseando, o mejor dicho, robando el eslogan a Marx (Groucho no, el otro, el serio, el de los libros de filosofía y economía, el del Capital): UNIVERSITARIOS DEL MUNDO, UNÍOS.


e n d

febrero 7, 2010

Al fin y al cabo, no fuimos más que objetos de paso en la vida de los otros. Fuimos risas, fuimos cervezas, charlas y momentos. Quizás, en el fondo, no fuimos más que protagonistas y personajes de reparto de multitud de historias.

Fuimos una época. Mera coincidencia. Resultado de decisiones, de burocracia y de los caminos de nuestras respectivas vidas. Fue una estación, una escala más de este largo camino.

Fuimos sentimientos, felicidad. Fuimos lágrimas y emociones. Fuimos nuevos, viejos, de paso. Llegamos. Vivimos. Nos fuimos.

Canciones, anécdotas, cosas que sólo nosotros comprendimos y comprenderemos. Tonterías y abrazos.

Y aunque así parezca simple, y frío. No lo es. Pues somos seres humanos. Y nació el cariño, y cosas de sentimientos difíciles de comprender para alguien frío y seco. Y seremos recuerdos. Y sonrisas. Y melancolía.

Fuimos únicos e irrepetibles. Porque todo es único e irrepetible.

Estuvo bien. Adiós y buena suerte!