Marca y las fotos

abril 26, 2009

He hablado más de una vez aquí del diario Marca. También comenté algo del uso de las imágenes en la prensa cuando todavía Schuster entrenaba al Madrid. 

Pues hoy cuando he entrado a leer las últimas noticias deportivas, una imagen ha vuelto a llamar mi atención. Os pongo en situación, Rafa Nadal ha ganado el Conde de Godó por quinto año consecutivo, disputando la final contra David Ferrer. Pues bien, Marca ha ilustrado la noticia con la siguiente foto.

Nadal y Ferrer

Nadal y Ferrer

Está claro quien ha ganado verdad? El pobre Ferrer queda retratado como el gran perdedor, de hecho se puede decir que medio le humillan y todo.  Chorreo, como diría Vicente Boluda.

Son unos fenómenos estos del Marca, se lo pasan pipa eligiendo imágenes.


Punto y aparte

abril 24, 2009

Llegan momentos cruciales en la vida de todo hombre o mujer en los que hay que recapacitar. Parar un momento a pensar. Hacer balance de todo lo hecho y lo no hecho, de todo lo sentido y sin sentir, de todo lo visto y de lo desconocido. Frenar, recapacitar y actuar. Decidir lo que has de hacer con la vida es siempre dificultoso. En ocasiones, no hay respuesta a tan magna pregunta, y lo decidido decidido estará, pero nunca será correcto o incorreto, porque simplemente, lo correcto y lo no correcto no existen en este ámbito. Bueno, me enrollo. Decía que hay que frenarse y pensar, aprender de los errores y intentar definir cuales serán los objetivos por los que lucharemos a partir de ahora. El momento de hacerlo no te lo marcará nadie, ni siquiera serás tú quien lo decida. Simplemente vendrá, y como viene se irá. Para entonces, la decisión estará tomada y marcará tu devenir por siempre jamás.

Sin embargo, nos da miedo hacerlo. Es más fácil y cómodo seguir a trancas y a barrancas, dejarnos llevar como la mota de polvo que vuela gracias al viento, que decide su destino y su futuro. Definitivamente, es mucho más fácil. Parece una tontería, pero creo que la vida es así, y que este punto es básico. De todas formas no creo que se trate de madurar, ni de convertirte en alguien de provecho, ni nada parecido.

Y bueno, aquí ando, con reflexiones absurdas que me hacen creer de una manera pseudoficticia que quiero tomar decisiones cuando en realidad no sé ni lo que quiero. 


Volver

abril 20, 2009

La vuelta siempre es dura. La vuelta a la rutina, al trabajo, a los estudios, no son plato de buen gusto para la gente normal (bueno, habría que definir la palabra normal que todavía no lo he conseguido).

Llega la hora de volver y no quieres hacerlo. Es inevitable. Las benditas vacaciones se acaban y ves como irremediable las horas corren con mucha menos parsimonia de lo que corrían hacía una semana, cuando un minuto parecía una hora y en una hora podrías hacer mil cosas. Relatividad temporal supongo. El tiempo se agota y el destino del tortuoso viaje es la tan temida rutina.

 

Despertador, símbolo de la vuelta a la rutina

Despertador, símbolo de la vuelta a la rutina

Rutina es un concepto que suena mal, que es feo. Rutina significa según la RAE Costumbre inveterada, hábito adquirido de hacer las cosas por mera práctica y sin razonarlas. Macho, la definición acojona. Como no nos va a dar miedo? Hacer las cosas sin razonarlas, menuda mierda. Siempre igual, como el operario que trabaja en una fábrica. Autómata.

Pero bueno, al final llega el momento. Estás de vuelta y sabes? No es tan malo. Al fin y al cabo, al volver no solo vuelve lo malo, sino también lo bueno. Vuelven los compañeros de trabajo o de clase. Vuelven los pequeños placeres que hacen que esa maldita rutina no sea tan dura como la pintan y tu vida vuelve a tener cierto orden. Cuando vuelve la rutina, puedes incluso actualizar el blog.

Jode, pero no es tan malo, ánimo.


Impresionante

abril 9, 2009

Solo así puedo describir el espectáculo que el F.C. Barcelona ofreció en el Camp Nou anoche. Impresionantes las jugadas, las triangulaciones, la intensidad, los primeros 45 minutos. Cuartos de final de Champions League y contra el Bayern de Munich. Ahí es nada.

La verdad es que no tengo palabras para ilustrar lo que sentí. Una felicidad intensísima y profunda, que se acentuaba en forma de miniorgasmos en cada uno de los goles que Messi, Samuel Eto’o y Thierry Henry marcaron.

 

F.c. Barcelona

F.c. Barcelona

Sinceramente, es muy pero que muy difícil no dejarse llevar por la euforia desatada que vivimos los culés. Es muy difícil también pensar en que existe la posibilidad de no lograr ningún título. Lo fácil y lo normal es comenzar a hablar de ‘marcar una época’, de ‘trebol’, de ‘campeones’, etc.

Sin embargo, todavía no hemos ganado nada. Eso es así. Innegable es que lo tenemos muy bien. Estamos en final de Copa del Rey, en Liga vamos primeros y en Champions todos nos ponen el cartel de favoritos, y estamos prácticamente seguro en semifinales. Pero la final de Copa del Rey será dificilísima contra un Athletic que disputará ese partido como el más importante de la historia reciente del club. En la Liga, nuestro eterno rival no nos lo pondrá para nada fácil, el Real Madrid siempre será el Real Madrid. Y la Champions, la competición más grande de clubes del mundo, todos sabemos como es. Cargada de sorpresas, de partidos que los decide el azar, de prórrogas y tandas de penaltis.

 

La euforia es normal, pero no hay que bajar los brazos

La euforia es normal, pero no hay que bajar los brazos

 

Será dificilísimo, es cierto. Pero lucharemos por cada una de las competiciones. Saldremos a morder en cada uno de los partidos que disputemos desde ahora hasta final de temporada. Porque este equipo tiene carácter además de calidad. Porque tienen hambre. Por la tripleta de arriba, por Andrés Iniesta, por Xavi Hernández, por la impresionante temporada Gerard Piqué, por la presencia de Yaya Touré. Por los sacrificados pero útiles Keita, Bojan, Cáceres o Sylvinho. Por Pep Guardiola, el verdadero artífice de la transformación del equipo del año pasado a éste.

Dicen que los equipos al final se miden por los títulos que ganan. Y probablemente si este equipo no gana títulos, no pasará a la historia. Pero en mi retina este juego se quedará para siempre, y esta temporada que estoy viviendo como culé y con la que tanto estoy disfrutando, habrá valido la pena ganemos títulos o no. De todas formas, está claro que si no se gana nada, el golpe será durísimo.


Asientos

abril 5, 2009

La nueva campaña de la Real Sociedad para el denominado ‘Último empujón’ me parece realmente maravillosa

Último empujón

Último empujón

 

Tus gritos en el bar no se oyen desde Anoeta. Pedir penalti en el coche es hablar solo. Gritar en el salón asusta a tus vecinos, no a los rivales.

Esos tres lemas han sido elegidos para aparecer en los carteles con el objetivo promover la compra de los bonos para la recta final de la Liga Adelante. La idea de esta iniciativa también me parece muy acertada. Por 40 euros, los aficionados txuri-urdines podrán acudir a Anoeta a alentar a su equipo en los últimos cinco partidos para conseguir el tan ansiado ascenso.

Sin embargo, lo que más me ha gustado ha sido el spot publicitario. Es simplemente genial.


Mentiras y gordas

abril 2, 2009

El principal atractivo que la película Mentiras y gordas pudiera tener es probablemente el reparto. Una chica espectácular (además de cubana y de mi edad) como la maravillosa Ana de Armas y un elenco de actores formado por gente como el tío bueno de Los Hombres de Paco (Hugo Silva), Cavano de Física o Química (Max Iglesias), la hija pelirroja y choni de Aída (Ana María Polvorosa), uno de los protas de El Internado (Jon González) o incluso Raúl de Los Serrano (Alejo Sauras).

 

Esta imagen me convenció para ver la película

Esta imagen me convenció para ver la película

 

El argumento es simplemente caótico y no merece la pena analizarlo en demasía. Drogas, alcohol, raves, jóvenes, cocaína, tráfico de pastillas, sexo, rayas, crístal, mentiras, culos (peludos incluso), homosexualidad, y tetas. Creo que es el mejor resumen que se puede hacer. Porque la cantidad de cabos sueltos que dejan y el número de sinsentidos que se pueden ver en la película rozan el ridículo.

Lo mejor de la película: las tetas de Ana de Armas.

Ana de Armas en sí misma.

Disfrutable si la ves sin ningún tipo de pretensión.

Para pasar un buen rato y para reírte está bien.

Lo peor: Que si vas al cine tienes que pagar mucho.

Que es una mierda cinematográficamente hablando.

Que los actores son malos.

Que se ventilan con una moralina barata y previsible en los últimos 5 minutos toda la peli (y no quiero decir más).

Que hay partes de la película que directamente son incoherentes.

 

Si esperáis cine de calidad, un buen argumento, buenas interpretaciones, etc. Ya sabéis, huíd de ella. Si sois de los que disfrutáis con la absurdez y de las pésimas actuaciones de series de la talla de Física o Química, bajarosla y gozar como perras. Yo me lo pasé bien viéndola.

Por cierto, en las taquillas ha superado a Gran Torino.